La Mano de Fátima

Mano de Fátima

Muchas son las tradiciones que logran pasar las barreras del tiempo y permanecer a flote por siglos. Entre ellas se distinguen e incluyen figuras y símbolos que ayudan a identificar más rápidamente dichas tradiciones. En esta ocasión abordaremos uno de los símbolos que poco a poco se ha ido popularizando y ganando auge en los últimos años. Nos referimos a la Mano de Fátima, usado por algunos como amuleto o talismán, por otros como representación de una fe específica y por otros como simple decoración. En cualquier caso te invitamos a que nos acompañes y así puedas saldar toda duda que te quede de este conocido símbolo.

Una historia de hace siglos

El uso de esta figura posee registros que datan desde tiempos sumamente antiguos. Le fue dado un uso principalmente como talismán por los habitantes de Cartago, al mismo tiempo que los que residían en el norte de África, en el 820 a. E. C. Estos atribuían el símbolo a la diosa Tanit, la cual representaba la Luna y la fertilidad.

Otros registros ubican la mano de Dios, como también es conocida, desde el 518 al 527 E. C. en unos mosaicos realizados por Marianos y Janina en la Sinagoga de Beit Alfa en Galilea. Por otro lado, mucho antes, hacia el año 244 E. C., fueron ubicados unos frescos en la Sinagoga de Dura Europos, en Siria, como representación de la iconografía judía.

Los bereberes y magrebíes también tomaron el símbolo  de la Mano de Fátima como un talismán. En su caso, le atribuyeron un significado de autoridad, fuerza, poder y protección. En el caso de otras culturas como la judía y la árabe usaron el símbolo de forma particular e independiente, dándole característica en las que bien pueden hallarse similitudes pero que no necesariamente van de la mano.

Un símbolo que ha trascendido en cada época

Como bien es sabido, el jamsa o Mano de Fátima es un símbolo formado por una mano estirada con cinco dedos. Esta tiene el dedo corazón justo en el medio de la misma. A su lado se pueden ver los dedos índice y anular, un poco más pequeños que el dedo del medio, pero que tienen la misma longitud entre ambos. Lo curioso del símbolo es que a los lados de estos aparecen dos dedos pulgares también con el mismo tamaño, pero estirados hacia el exterior.

Se dice que no proviene propiamente del Islam y muy claramente en el Corán está prohibido el uso de las supersticiones. Sin embargo, esta religión suele asociar los cinco dedos de la mano de jamsa a los cinco pilares del Islam. Los judíos suelen hacer exactamente lo mismo, atribuyéndole características del Pentateuco y los cinco libros de la Torá.

Según otras fuentes para los grupos musulmanes y judíos el jamsa solamente constituye un elemento de expresión hacia el deseo de que Dios te vea, te bendiga y te proteja. Aunque a decir verdad, la mano de Fátima nada tiene que ver con la religión judía o con el islamismo en sí.

Según fuentes históricas se puede ver la mano de Fátima como una representación de diversas cosas. Y su colocación en el espacio tendrá algo que ver con el significado que se le pueda asociar. Si se coloca la misma hacia arriba se le atribuyen indicio de fuerza, bendición y poder. Cosas realmente positivas para todo aquel que la llegue a tener como un símbolo en su hogar o en su cultura.

Es común que en muchos lugares también en esta posición se vea como un símbolo de protección hacia el mal de ojo. Muchos otros suelen usarlo de la forma original para indicar su protección sobre cualquier mal que pueda estar asechándolo. Por estas características es también conocida como “La mano protectora de Fátima”.

Caso contrario sería al usarla de forma invertida, con los dedos hacia abajo. En este caso suele utilizarse junto al ojo de Fátima, también conocido como el Ojo de Dios. Se dice que de esta forma se atrae la suerte, la paciencia y el amor. Es en estos casos por los que ha llegado a conocerse como “La Mano de la suerte”.

Actualmente es más común verlo asociado como una especie de recuerdo o souvenir que los turistas pueden llevarse de regreso a casa. Es común ver hoy en día a grupos musulmanes usándolo como un símbolo conciliatorio basado en similitudes culturales con otros grupos como lo son los judíos.

Un símbolo con gran relevancia en diversidad de culturas

Espiritualmente hablando, teólogos y eruditos han llegado a la conclusión de que la mano de Fátima tiene distintos significados espirituales. Todo esto depende, claro está, de la cultura a la que nos estemos refiriendo y a cómo estos la interpretan en su contexto. En cada una de las religiones en las que fue adoptada, posee una gran relevancia e importancia.

Se dice que en forma general, la mano de Fátima tiene la capacidad de otorgar poderes místicos a su portador. Entre algunos de los atributos que ofrece se destacan la suerte, la fortuna, bendiciones y protección contra celos, envidias, calumnias, rabia y mucho más. Usualmente los creyentes suelen señalar que la misma protege a los portadores de enfermedades como de calamidades naturales.

Como se dice que proviene de la diosa Tanit, también se le concede dones con relación a la fertilidad, paciencia y a la fidelidad hacia la persona que lo porta. Era repetitivo su uso como forma de amuleto en la entrada de los hogares del oriente. Esto para proteger la entrada de cualquier tipo de mal que amenazara a la familia o a la casa propia.

Aunque obviamente se le conoce con el nombre de mano de Fátima, hay algunos que opinan que no debería ser así. A pesar de que el nombre Fátima también proviene del oriente no tiene un significado directo o entrelazado con la mano de jamsa. Existen montones de libros y páginas que se dedican a hablar sobre el significado de ambos símbolos, las diferencias y su propagación por el mundo.

Significado de jamsa y de Fátima

Puede parecer algo engorroso, aunque a decir verdad, el significado del nombre jamsa es mucho más sencillo de lo que todos pueden llegar a creer. La palabra proviene del árabe y su significado literal es “cinco” y se usa como un sinónimo de la mano de Fátima. También es conocido con el nombre alternativo de “La mano de Miriam” o “La mano de Dios”.

A través de los años y las culturas, la mano de Fátima ha cambiado bastante con respecto a su diseño. Sin embargo, estos cambios son más bien estéticos y guardan una estrecha relación con su significado dependiendo de la cultura de la que se hable. Su forma base original sigue siendo la misma y no ha sido alterada a pesar de los largos siglos de historia que lleva.

En lo que respecta al nombre Fátima, probablemente proviene de Fátima az-Zahra cuyo significado es “la iluminada”. Nació en Julio del año 604 y fue la hija de Mahoma, profeta fundador del Islam.

Según la leyenda, el símbolo proviene de la mano quemada de la misma mujer. Esta mientras preparaba la cena observo como su esposo llegaba a casa con una amante. Debido al dolor y a la pena que sintió la muchacha por lo que había ocurrido, decidió cortarse la mano y quemársela sin sentir dolor alguno. Su esposo se dio cuenta de su error y encomendó su vida entera a la veneración de su esposa Fátima.

Otras historias cuentan que fue la misma Fátima la que otorgó el símbolo como estandarte para todos los seguidores de Mahoma. Estos veían como todos sus enemigos cargaban estandartes con los que demostraban su devoción, sin ellos tener alguno que los motivase. Le preguntaron a la hija de Mahoma y esta tras pensar un poco, se mancho con la sangre de un herido y dejó la huella de su mano en su velo.

La mano de Fátima en la actualidad

A pesar de los miles de años de historia que tiene la misma, la mano de Fátima sigue siendo hoy un recordatorio de las bendiciones que Dios puede otorgar en la vida de los creyentes que se aferren a ella. Es un símbolo que suele conciliar las diferencias que puedan existir entre diversas raíces culturales. También se dice que funciona bastante como un amuleto que recuerda el propósito que Dios tiene para cada persona en la Tierra.

Aunque hoy en día también es usado como un motivo decorativo para los hogares, no se deja de lado su raíz y significado espiritual. Algunas personas se adhieren a este emblema como una especie de herramienta o amuleto que les brindará fortuna y buena suerte con tal de rendirle pleitesía.

Sin embargo, es necesario dejar claro que Dios no se hace uso de amuletos para brindarle protección a sus fieles seguidores. Un talismán no te acercará más a Él ni nada por el estilo. Solamente debemos creer, estar con la confianza puesta en el Todopoderoso y en el sacrificio de Su hijo primogénito en la cruz del Clavario.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies