Todo lo que debes saber antes de ir a Chefchaouen

Todo lo que debes saber antes de ir a Chefchaouen

Marruecos es uno de esos lugares que definitivamente debe encontrarse en tu lista de lugares que debes visitar. Si no es así, ¿a qué esperas para conocerlo? En todo caso, sea que ya estuvieras o estás pensando en ir, este país está lleno de cosas por ver. Entre esos rincones especiales, Chefchaouen será quizá una de las provincias más bonitas que verás cuando estés por allí, así que debes comenzar por conocerla un poco previamente.

Esta pequeña y hermosísima ciudad se encuentra al norte de Marruecos, puedes llegar en ferry desde Tarifa, siendo esta la opción más sencilla.

Un poco de historia

Fundada hacia el año 1471 por el pueblo bereber, Chefchaouen fue en un principio un emplazamiento que sirvió como lugar de acogida para los habitantes españoles exiliados de al-Ándalus por aquella época. Musulmanes y judíos por igual hicieron vida y llegaron a edificar, con los años, lo que hoy es este lugar.

Chauen, como también es conocida, funcionó además por mucho tiempo como una importante base militar española. Tal fue su importancia que dio lugar a la ceremonia donde Marruecos se adjudicó la soberanía en 1956.

El pueblo azul

Una de las características que hace resaltar esta hermosa ciudad y que definitivamente logra que ninguno de sus visitantes la olvide es la medina con sus calles azules. Mientras te adentras en estas zonas, serpenteando y subiendo por las laderas de la montaña que la conforman, la personalidad de la ciudad logra atraparte.

Alternando entre tonos de azul y blanco, las calles de Chefchaouen dan un ambiente de suma tranquilidad y, además, ayuda a resistir el calor. Es gracias a esta tradicional decoración que es conocido como el pueblo azul (y lo tiene bien merecido). Quedarás encantado con tanta belleza y no querrás perderte ni uno de sus rincones.

Lo impresionante de esta singular característica es que en la mayoría de las calles los tonos azules inundan no solo las paredes, sino que abarcan también el suelo y las escaleras por donde caminas. Los ornamentos y las decoraciones de sus edificaciones resaltan con los diversos tonos de azul.

 

En medio de todo, los comerciantes, con sus artesanías de mil colores, logran crear contrastes que no hacen más que embellecer todavía más cada una de las calles por donde nativos y turistas caminan cada día.

Artesanías espectaculares

Una de las maravillas de Chefchaouen es que precisamente caminando por esas calles azules puedes encontrar pequeñas tiendas, comercios o zocos, como también son conocidos. Estos venden todo tipo de artesanías y en muchísimos materiales como tela, madera, metales y todo lo que puedas imaginar.

Ya sea que busques una prenda de ropa o traje típico, un artículo de cuero, bolsos, perfumes, alfombras, bufandas, comida, especias, joyerías o cualquier otra cosa, estos artesanos lo tienen para ti. Pues ¿qué mejor manera de ver las tradiciones de un pueblo que a través de sus artesanos y los artículos que estos te ofrecen?

No importa si es un artículo para uso propio, un regalo o una futura decoración para tu hogar, lo indispensable es que consigas ese objeto que te hará recordar que estuviste en uno de los rincones más bonitos que la tierra puede regalarnos.

Incluso, en medio de tu búsqueda de tesoros tendrás que llevar a cabo una práctica sumamente común y curiosa de la ciudad. El regateo es parte de las compras del día a día en Chauen ya que la oferta y demanda van de la mano en sus negocios. Así que no dudes en instar a tu vendedor a rebajar un poco los precios de tu compra, será toda una experiencia.

Lugares que debes visitar sí o sí

Por supuesto, ¿qué es una ciudad sin sus atractivos turísticos? Ya mencionamos las hermosas calles de la medina del pueblo azul, pero aún hay más que puedes y debes conocer. Y es precisamente haciendo el recorrido a través de la medina que llegarás a esos otros lugares indispensables en tu visita.

Entre ellos encontrarás la plaza Uta al-Hammam, que es básicamente el centro de la medina y de Chefchaouen, pues es aquí donde confluyen tanto habitantes como turistas para hacer vida en la ciudad. Esta hermosa plaza data del siglo XV, y no podrás irte sin antes visitarla, pues toda la cultura de la ciudad se encuentra contenida en ella.

Justamente en esta misma localización, en la plaza Uta al-Hammam, se encuentra la Gran Mezquita, una edificación cuyo carácter imponente habla por sí solo. Basta con ver sus altos muros y la torre octogonal que la componen para querer ingresar y admirarla. Lamentablemente, la entrada sólo está permitida a musulmanes, aunque ello no evita que se pueda observar desde diversos ángulos.

También en esta plaza se encuentra la famosa Alcazaba, una edificación proveniente de la época medieval que aun hoy mantiene sus firmes muros en pie. Esto es gracias a las restauraciones que se le han ido realizando.

La prominencia que la Alcazaba en sí misma posee la hace imposible de eludir, y sus torres son ideales para obtener una panorámica completa de la ciudad. Además, tiene un museo etnográfico en su interior, con muestras de instrumentos musicales y de arte textil y fotográfico y de todo tipo, por lo que es un excelente lugar para visitar mientras estas allí.

La cascada y los lavaderos que se encuentran subiendo por la medina hasta llegar a la muralla son también un destino que no te debes perder. Darte un baño en esas aguas es toda una experiencia, que definitivamente terminará por ser inolvidable si llegas a experimentarla.

Comida deliciosa

Algo que sin duda no te faltará para escoger en Chefchaouen es la comida. Con una gran variedad de restaurantes a lo largo de la ciudad y especialmente en la plaza Uta al-Hammam, podrás degustar de los deliciosos platillos locales que solo su gente sabe cómo preparar de las formas más deliciosas.

La comida marroquí preparada en la ciudad te dejará con ganas de volver. Incluso los precios te harán quedar encantado, pues muchos de los restaurantes y lugares son bastantes económicos, sin dejar de lado la calidad y el sabor.

Algo que también es genial es que no tendrás que vivir la experiencia de la forma típica en un local aburrido y cerrado, pues muchos de los restaurantes se encuentran al aire libre o tienen hermosas terrazas y miradores donde puedes disfrutar en la misma medida de la comida y la vista a la plaza.

Algunos restaurantes bastante recomendados en la zona son el Hassan, que se encuentra en la zona más alta de la plaza y Casa Aladín, otra opción bastante frecuentada. En ambos casos la gastronomía es tan exquisita como puedas esperar. Los restaurantes La Paloma y Morisco son alternativas igual de excelentes y económicas.

No puedes dejar pasar, además, la oportunidad de disfrutar en alguno de los cafés que se encuentran esparcidos por la plaza. En ellos las horas pasan mientras comes algún dulce y tomas un té y no te das cuenta de que sigues ahí, pues su acogedor ambiente te lleva a querer permanecer en el lugar y charlar con tu acompañante por largo rato.

Gente comprometida

Gracias a que Chefchaouen es una ciudad turística, algo que ciertamente recibirás de sus habitantes es cordialidad y cariño. Ya sea en los zocos, con los comerciantes y artesanos; o en los restaurantes, hospedajes y demás, siempre verás una cara amiga que te ofrecerá seguridad en lo que pidas.

Siendo sumamente atentos, los chaunís están siempre abiertos al público extranjero en su totalidad. Es algo importante de destacar, pues al ser una ciudad de poco más de 40.000 habitantes, las visitas que reciben son constantes a lo largo del año. De esta forma también demuestran estar tan abiertos como con sus ciudades hermanas Ronda, Vejer de la Frontera.

Recomendaciones

Si resulta que tu estancia en Chefchaouen no será demasiado largo pero quieres aprovechar absolutamente todo el tiempo del que dispongas para hacer la mayor cantidad de cosas y visitar los más lugares posibles, tienes algunas opciones a considerar.

Recuerda también verificar las fechas en que llevarás a cabo tu visita, así sabrás qué lugares estarán abiertos y en qué horarios. De esta forma evitarás decepciones que, por supuesto, son totalmente innecesarias.

De cualquier forma, sabemos que tu estancia en la hermosa ciudad azul de Chefchaouen quedará grabada en esos viajes que jamás olvidarás. Al contrario, querrás volver una vez más para disfrutar de sus hermosos y variados rincones que son simplemente únicos e inigualables.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies